Perdió la apuesta y le tocó recibir buenos pollazos